Dependencia Emocional

La Dependencia Emocional

¿Qué es la Dependencia Emocional?

Como concepto psicológico, la dependencia emocional es un estado que presenta una persona ante las relaciones que mantienen con su entorno. Actualmente la concepción que se tiene sobre la dependencia emocional está muy vinculada con las relaciones de pareja. Aunque puede existir tanto en relaciones familiares, amistad o cualquier tipo de relación.

Desde nuestro centro terapéutico Atiempo Adicciones queremos enseñarte a comprender que es la dependencia emocional, y así, ayudarte a identificar casos en tu entorno o en ti mismo. Las personas que sufren dependencia emocional suelen caracterizarse por una baja autoestima. Por todos es conocidos que la autoestima es algo que se va creando y creciendo con nosotros. Ésta se va generando desde las primeras etapas de la vida, las figuras de apego más cercanas y las propias experiencias, se encargan de reforzarnos o castigarnos dependiendo de nuestras conductas. Si las consecuencias que recibimos no son coherentes a nuestra conducta puede generar emociones de inseguridad, ira y ansiedad. Además, dependiendo de qué tipo de comportamientos, podemos llegar a convencernos de no ser merecedores de cierto tipo de recompensas, llegando a generar conductas autodestructivas.

¿Cómo puedo identificar la dependencia emocional?

La dependencia emocional se suele relacionar con relaciones de pareja, en la mayoría donde existe un tipo de relación tóxica. Aunque no siempre suele darse así. Existe una gran mayoría de relaciones donde se produce dependencia emocional por algunos de sus miembros.

La dependencia se genera a través de nuestros patrones de aprendizaje desde pequeñitos muy afines a nuestros vínculos de apego. Aunque estos patrones pueden ir cambiando, convirtiéndose en funcionales, en muchas ocasiones no es así y se siguen manteniendo.

El estilo de apego que hemos recibido en nuestra infancia nos influye en el tipo de relaciones que mantenemos a lo largo de nuestra vida. Aunque esto no es determinante, ya que nuestras experiencias nos pueden ir modulando.

Podemos distinguir tres tipos de estilos de dependencia emocional.

  • Dependiente dominante: Suelen aparentar ser personas seguras y sanas emocionalmente. Aunque lo que predomina en ellos es la inseguridad y el miedo por ser rechazados o abandonados. Aparecen conductas de celos, constante control y dominio sobre los demás. De este modo se sienten seguros.
  • Dependiente evitativo: Aunque parecen personas totalmente independientes y que no crean lazos de dependencia. No es así, y lo que sucede realmente es que sienten un miedo irracional a que las relaciones que mantienen les puedan derivar a una pérdida de su libertad. Este tipo de dependencia crea miedo a perder el control sobre uno mismo y por ende se desconectan de sus emociones y se alejan de las personas más cercanas.

Si realmente estas personas fuesen evitativas completamente no iniciarían ningún tipo de relación. Sin embargo, necesitan a los demás y comienzan relaciones de pareja implicándose al principio de una manera excesiva.

  • Dependiente sumiso: Es el más conocido por todos y el que relacionamos con el termino de dependencia emocional.

Al igual que el resto de los dependientes emocionales se caracteriza por una baja autoestima. Aquí vemos que el rasgo más característico es la ansiedad. Este estado es resultado del miedo que sienten en ser abandonados o que no los quieran. Constantemente buscan que les cuiden o cuidar al compañero. Suelen introducirse en relaciones abusivas, donde no saben marcar sus propios límites y no saben decir que no. Todo su mundo gira en torno a la persona amada y se olvidan totalmente de ellos mismos.

Conocer los distintos estilos de dependencia emocional nos ayuda a identificar los patrones conductuales de una persona que lo sufre. Para no crear relaciones de dependencia emocional deberemos trabajar tanto nuestra autoestima, estilos de comunicación y de afrontamiento. Fortaleciendo nuestra autoconfianza y aprendiendo a crear relaciones interdependientes. Este término hace referencia al equilibrio y tranquilidad emocional que se genera en el interior de las relaciones horizontales o sanas.

 

Creado en: 11 febrero, 2020, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos
Ubicación