LUDOPATIA. ¿Tengo problemas con el juego?
LUDOPATIA. ¿Tengo problemas con el juego?

Estudios recientes indican que los problemas de adicción al juego y la aparición de la ludopatía se producen cada vez antes. El perfil de los pacientes ha cambiado en los últimos años hacia un perfil de jugadores más jóvenes, que se inician en el juego a una edad más temprana e incluso, en muchas ocasiones, mientras son menores.

En este artículo te damos las claves para identificar problemas de ludopatía y adicción al juego.

LUDOPATÍA: Un problema cada vez más temprano

La edad de inicio de las personas con problemas de juego cada vez es menor, los últimos datos hablan de una media de 25 años. Las causas de esta bajada son varias:

  • Los adolescentes cada vez utilizan la tecnología antes. La inclusión de la tecnología en nuestras vidas es clara, incluso en el ámbito de la crianza de los hijos.
  • El ocio en los más pequeños está cambiando. Antes era raro quedarse en casa y no salir a disfrutar de las cosas buenas que nos ofrecía el exterior. En la actualidad, los niños prefieren jugar en casa con aparatos como el móvil, ordenador, consola…
  • El tiempo que los padres dedican a los niños, también está cambiando. Antes normalmente, la madre se dedicaba a la crianza de los hijos y podía dedicar el tiempo en estar con ellos. Ahora, esto ha cambiado, las dos figuras paternas suelen trabajar y el tiempo con los hijos a menudo se reduce.
  • El acceso a las casas de apuestas o sitios de juego también ha aumentado. Raro es el barrio que no tiene alguna zona de juego en sus calles.

¿Cómo identificamos una adicción al juego?

Es importante saber que el juego de azar es una actividad lúdica y, por tanto, existe para disfrutar y ser una actividad más de ocio.

El problema surge cuando esta actividad pasa a tener otras características, no tan agradables:

  • La negación del problema, tanto del adicto como del entorno. Es difícil ver la delgada línea que separa el juego social del juego patológico. Tenemos que diferenciar los tres tipos de jugadores: los sociales, son aquellos que utilizan el juego con motivaciones de placer, tienen total control sobre esta conducta y pueden dejar de realizarla cuando lo deseen. Los jugadores problemáticos o en riesgo, son aquellos que utilizan el juego con frecuencia, gastando bastante dinero y en ocasiones esto les causa problemas. Y por último estarán los jugadores patológicos.
  • Cambio de objetivo en el juego. Se pasa de jugar para divertirse o entretenerse (refuerzo positivo) a jugar para recuperar las pérdidas o para escapar de los problemas que tenemos en nuestra vida o que el juego mismo nos causa (refuerzo negativo).
  • Incapacidad de la persona para controlar el juego. A medida que pasa el tiempo, la persona dedica más y más tiempo a esta actividad, aumentando también el dinero utilizado e, irremediablemente, pierde el interés en otras actividades que antes sí le motivaban.
  • Preocupación intensa. La persona dedica mucho tiempo en pensar asuntos relacionados con el juego. Cómo conseguir más dinero, cómo hacer para que su familia no se entere, qué jugadas realizar para ganar, etc., se convierten en pensamientos habituales.

Si te sientes identificado o ves estas características en alguna persona de tu entorno, quizás es el momento de buscar ayuda de un profesional para resolver el problema. En Atiempo Adicciones estamos preparados para ayudarte. Nos puedes encontrar las 24 horas al día en el teléfono: 914 009 559 o en el 673139280

Creado en: 12 junio, 2018, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos
Ubicación