Desintoxicación
Desintoxicación

Desintoxicación

Cuando hablamos de desintoxicación nos estamos refiriendo al primer paso de la recuperación de una adicción. La teoría dice que este proceso implica superar la dependencia física: eliminando la droga y los efectos clínicos del organismo. Sin embargo, la realidad y la experiencia nos han enseñado que en este momento del tratamiento se ponen en juego muchos otros aspectos importantes para la recuperación (la motivación, la conciencia del problema, etc.).

El proceso de desintoxicación dependerá de muchos factores, entre otros y muy importante, el perfil específico de la persona. Como en todo proceso terapéutico, es imprescindible hacer una evaluación previa en la que se diagnosticará y decidirá el curso del tratamiento. En toda desintoxicación influyen datos como el/los tipo/s de sustancia/s consumida/s, la antigüedad del consumo, la situación familiar y social, el momento personal del paciente, etc.

Según lo dicho anteriormente, se considerará si es necesario el tratamiento farmacológico o no. Este “apartado farmacológico” dentro de todo lo que implica el proceso de desintoxicación, sirve para ayudar a las personas a superar el síndrome de abstinencia que se produce en las primeras semanas de desintoxicación. Hay que tener en cuenta que la acción del psicofármaco en personas drogodependientes tiene sus peculiaridades y por ello es muy importante que la evaluación la haga un especialista, de forma individual, en la medida de lo posible.

Una vez realizada esta evaluación previa, y pautado el tratamiento farmacológico en el caso de que sea necesario, lo siguiente es seguir unas pautas higiénico-dietéticas. Esto quiere decir que la persona tiene que comenzar a ingerir líquidos de manera habitual para depurar el organismo, llevar una dieta equilibrada, recuperar el ritmo circadiano natural (implantando horarios regulares de comida y sueño) y realizar ejercicio moderado para recuperar la activación física. Con este proceso, conseguimos que la persona además de desintoxicarse recupere la vitalidad perdida y reorganice su vida aumentando así su sensación de control sobre el proceso terapéutico, que va da la mano con la mejora de su autoconcepto y autoestima.

De manera complementaria, se realiza un trabajo de concienciación de la persona y de la familia para que entiendan que todo esto supone el principio de un proceso más amplio de deshabituación en el que se necesitan trabajar aspectos psicológicos y motivarles para mantener los cambios que se vayan consiguiendo.

Como decimos en terapia habitualmente, lo “fácil” es “dejar de consumir”. El verdadero trabajo comienza cuando comenzamos a cambiar todo lo que rodea a ese consumo. Tenemos que saber que la adicción ha condicionado nuestra vida y muchos momentos cotidianos del día a día: hábitos, compañías, manera de comportarnos, la forma en la que trabaja nuestra mente… y esta nueva vida sin consumo tiene que englobar a todos esos pequeños recovecos del día. Por supuesto, como todo cambio, precisa de entrenamiento y, como todo entrenamiento, con un “entrenador” será más sencillo. Después de todo, lo que buscamos es que este cambio, esta nueva vida sin consumo, sea definitiva y nos aporte una nueva forma de disfrutar, de crecer, de comportarnos… en definitiva, una nueva forma de entender la vida. Desde A Tiempo adicciones te estamos esperando para servirte de apoyo en el inicio de tu nueva vida.

 

Creado en: 29 enero, 2019, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos
Ubicación