Cocaína y sus efectos en el entorno familiar
Efectos de la cocaína en el entorno familiar | Atiempo Adicciones Madrid

La cocaína es una de las drogas más adictivas y consumidas a nivel mundial. Su consumo se tornó moda en los años 80 y 90, se ha extendido hasta la actualidad y afecta directamente al cerebro. Los efectos del consumo de cocaína en el entorno familiar suelen ser devastadores, y no se hacen esperar.

No cabe duda alguna que el consumo de drogas es un problema social, familiar y de salud pública. El estrés, la depresión, la moda, son varias de las razones por las cuales una persona decide consumir sustancias ilícitas como la cocaína.

La cocaína en el entorno familiar

El adicto a la cocaína no es el único perjudicado

Lidiar con un adicto a la cocaína en el entorno familiar resulta muy complejo de manejar. La familia directa debe hacer esfuerzos por mantenerse unida y sólida para el enfermo, puesto que este hará lo que sea necesario para consumir la droga. La familia sufre robos, que resulta el primer indicio cuando una persona es dependiente de la cocaína u otra droga. Con el paso del tiempo, el adicto consume dosis mayores y el dinero cada vez le alcanza menos para comprarlas.

Desconfianza en el entorno familiar

Otro efecto de la cocaína en la familia es la desconfianza y la incertidumbre. La familia vive en constante temor. No sabe si su familiar adicto está siendo sincero o no, en cuanto a su condición. Es decir, tal vez haya prometido rehabilitarse y asistir a terapias pero la realidad es otra. Sus familiares también viven con el miedo de encontrar cocaína escondida en su casa, hecho que podría involucrarlos en un problema con la ley.

La violencia en el núcleo familiar también está presente. Para nadie es un secreto que los adictos cuando no consiguen satisfacer sus deseos de consumo se tornan sumamente violentos. No razonan, y por lo tanto pueden herir a un familiar sin estar consciente de ello. Y lo que resulta más triste es el dolor en la moral, en el espíritu de la familia del adicto.

Las ganas y la voluntad de ayudar al familiar adicto siempre estarán presentes. Lo esencial es fijar desde el comienzo un plan de acción, que puede incluir:

  • Llevarlo a terapias
  • Internarlo en algún centro asistencial de ser necesario
  • Evitar darle dinero en exceso
  • Ser fuertes tanto físicamente como de espíritu para cuando se tengan que afrontar los episodios de crisis o abstinencia
Creado en: 10 octubre, 2016, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos
Ubicación