Adicción al teléfono móvil, ¿qué puedo hacer?
Adicción al móvil y a internet | Atiempo Adicciones Madrid

En los últimos años el teléfono móvil se ha convertido en una parte imprescindible de nuestra vida. Los beneficios que han traído a nuestro día a día son innegables y hacen nuestro trabajo mucho más sencillo. Sin embargo, no todo lo que nos ofrece el mundo digital es beneficioso y muchas personas acaban desarrollando un problema en torno a ellos. Hoy hablamos sobre la adicción a Internet y la adicción al móvil, y qué hacer para solucionar el problema.

¿Qué es la nomofobia?

Muchas personas se sienten desprotegidas si olvidan sus móviles en casa o si se quedan toda la tarde sin batería. Este miedo a estar lejos del teléfono ha sido etiquetado como nomofobia, una abreviatura de la expresión inglesa “no-mobile-phone-phobia”.

Más allá de este concepto, la adicción al móvil es una realidad cada vez más frecuente en consulta. Jóvenes que están todo el día pegados a sus teléfonos, que son incapaces de sentir satisfacción con cualquier otra actividad y que vienen con un miedo irracional a separarse de su móvil son cada vez más habituales en los centros de adicciones.

Jóvenes en riesgo

Hablamos de jóvenes y adolescentes porque ellos son los más propensos a desarrollar una adicción relacionada con el móvil. Esto se debe a que sus cerebros no están desarrollados del todo y su capacidad de autorregulación es menor.

Además, existen algunas características de personalidad que hacen a determinadas personas más vulnerables a desarrollar una adicción a internet. Las personas más propensas a desarrollar una adicción al móvil son:

  • Aquellos que son más introvertidos.
  • Que tienen baja autoestima y alta impulsividad.
  • Con falta de habilidades para resolver sus problemas y con problemas para aceptar su propio cuerpo

Debemos vigilar muy de cerca a los adolescentes y jóvenes porque además de ser más vulnerables a la adicción al móvil, las consecuencias de esta enfermedad son más graves ellos. Los jóvenes con adicción a internet acaban aislándose de su grupo de amigos y se vuelven cada vez más solitarios. Esto repercute también en sus estudios, que acaban abandonando, y en su relación con su familia, que se vuelve hostil y conflictiva.

No hay que olvidar que, en personas de mediana edad, la adicción al teléfono móvil es cada vez más frecuente. No es raro ver a parejas en restaurantes que no levantan la vista de sus teléfonos; o a padres que desatienden a sus hijos por estar pegados a sus pantallas. Problemas en el trabajo, en la relación de pareja o en las relaciones sociales son algunas consecuencias de esta adicción.

Además, estos adultos son un ejemplo para sus hijos, que aprenden desde pequeños a estar 24 horas conectados al teléfono. Esto sienta las bases para que estos niños sean futuros adictos a internet.

Síntomas de la adicción al móvil

Para detectar si nuestro hijo o alguien de nuestro entorno está desarrollando una adicción a internet, debemos observar su conducta para detectar algunas señales que pueden indicarnos la existencia de un problema:

  • Cada vez necesita estar más tiempo conectado al móvil para estar satisfecho.
  • Cuando no tiene su teléfono encima se siente triste, con ganas de llorar, irritado o ansioso.
  • Deja de lado actividades o amigos por estar con el móvil.
  • Baja su rendimiento escolar y desatiende su trabajo.
  • Se pasa el día pensando en cuando volverá a conectarse.
  • Miente sobre el uso y la frecuencia con la que usa su teléfono.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 97% de los chavales entre 16 y 24 años utiliza internet. Estos usuarios pasan una media de 6 horas al día frente al ordenador o conectados a través de sus tabletas o teléfonos móvil. 6 horas enganchados a internet que les impiden realizar otras actividades necesarias para su correcto desarrollo social, personal y familiar.

Otro dato alarmante es el que habla de que en torno al 20% de los niños menores de 4 años utiliza frecuentemente Internet desde el dispositivo de sus padres.

Estos datos ponen de manifiesto que el uso del teléfono en los más pequeños está muy extendido. Sin embargo, no nos paramos a educar a nuestros hijos sobre cómo deben usar sus teléfonos y es aquí donde radica la clave. Es importante que sepamos poner límites y normas, a nuestros hijos y también a nosotros mismos, sobre cómo, dónde y cuando usar Internet.

¿Qué podemos hacer?

Cuando detectamos que existe un problema con el uso del teléfono móvil debemos ser capaces de establecer normas y límites que nos ayuden a utilizar el móvil de manera adecuada. Sin embargo, en algunos casos esto no va a ser suficiente y se hace necesario ponerse en manos de un especialista que pueda ayudarnos a tratar la adicción al teléfono móvil.

Creado en: 22 marzo, 2017, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos
Ubicación