¿Qué efectos tiene el cannabis sobre el cerebro de un adolescente?

Efectos del Cannabis sobre el cerebro adolescente - Atiempo Adicciones Madrid

Porros en el patio del instituto, en los botellones o en las reuniones después de clase. El cannabis es una droga cada vez más habitual en el entorno de los adolescentes españoles. Hoy en el blog hablamos de cuáles son las consecuencias y los efectos del cannabis sobre el cerebro adolescente.

¿Por qué hablan de que los porros son naturales?

Este es uno de los argumentos que utilizan muchos adolescentes para justificar y defender su consumo de porros. Piensan que son más “naturales” y menos nocivos que el tabaco. Y es verdad que la marihuana es “natural” ya que sale de las flores de la planta cannabis sativa. Pero que sea natural no quiere decir que sea inofensiva. La seta amanita phalloides también es natural y causa la muerte a todo aquel que la come.

Además, la marihuana de hoy en día ha sido modificada genéticamente para que sus efectos sean más potentes. La concentración en THC (tetrahidrocannabinol) es mucho más alta, y los efectos del cannabis sobre el cerebro son más fuertes. Pero también el riesgo de sufrir un brote psicótico es mayor, principalmente en las personas predispuestas a ello.

Efectos del cannabis sobre el cerebro adolescente

El Instituto Nacional de Drogas de Abuso (NIDA) ha alertado de los riesgos del consumo de cannabis a edades tempranas. Algunos estudios están demostrando que los efectos sobre el cerebro de los chavales pueden llegar a ser permanentes e irreversibles.

El cerebro de un adolescente está en pleno desarrollo, por lo que es mucho más vulnerable a sufrir alteraciones en su estructura y también en las conexiones sinápticas que se establecen entre neuronas.

A efectos conductuales, el consumo de cannabis en adolescentes se traduce en una disminución de concentración y de memoria. Esto, afecta a su aprendizaje y se asocia al fracaso escolar. También se ven afectados los reflejos y la capacidad motora de los jóvenes.

Además, el consumo de cannabis de manera sostenida en el tiempo activa la aparición de un “síndrome amotivacional”. Sus efectos, son apatía y desinterés por todo aquello que no tenga que ver con los porros.

Por otro lado, ya hemos hablado de la asociación entre cannabis y esquizofrenia en personas predispuestas a esta enfermedad en el artículo del blog “Desmontando el mito: la marihuana no es mala”. Las secuelas en el cerebro debidas a un brote psicótico son más intensas cuanto más joven es el cerebro. Los adolescentes y jóvenes que sufren brotes psicóticos en la adolescencia a causa del cannabis tienen muchas probabilidades de que sus estudios se vean afectados -los adolescentes que consumen diariamente tiene un 60% menos de posibilidades de acabar el instituto-, pero también de que su evolución personal se altere.

El Cannabis y las enfermedades mentales

Pero el cannabis no solo se relaciona con esquizofrenia. Algunos estudios hablan de que los adolescentes que empiezan a fumar porros de manera habitual a los 15 años tienen 4 veces más posibilidades de desarrollar una enfermedad mental 10 años después. Como vemos, los efectos del cannabis sobre el cerebro pueden ser devastadores.

En estudios en los que se han empleado imágenes por resonancia magnética se ha visto como el consumo semanal de marihuana en los jóvenes causa alteraciones en las áreas del cerebro implicadas en las emociones y en el procesamiento de recompensas.

No hay que olvidar que el cannabis suele ser la puerta de entrada al consumo de otras drogas como cocaína, anfetaminas o MDMA. De hecho, las personas consumidoras de porros en la adolescencia son ocho veces más propensas a usar otras drogas ilegales en la edad adulta.

España, triste pionera en Europa

Según los datos de la OMS, los adolescentes españoles consumen más cannabis que sus homólogos en otros países. En Europa, el 15% de los chavales de 15 años ha fumado alguna vez cannabis. En España, esta media asciende al 20% en el caso de los chicos y un 18% en las chicas.

Desde distintos medios de comunicación se está vendiendo la idea de que el cannabis terapéutico tiene innumerables beneficios para sanar todo tipo de enfermedades. Este mensaje es malinterpretado por los adolescentes, que ven en el cannabis una droga medicinal con beneficios para su salud. El THC ha demostrado sus beneficios en determinadas enfermedades crónicas y terminales; sin embargo, esto no significa que fumar porros, que además de THC llevan otros componentes, sea inocuo o incluso beneficioso para la salud.

Consumir porros en la adolescencia prepara a tus hijos para el fracaso. Por ello, es imprescindible tomar medidas en cuanto detectamos que nuestros hijos consumen. En A tiempo Adicciones somos especialistas en adolescentes consumidores y podemos ayudarte a enfrentar este tema con tus hijos. Llámanos al teléfono 914 00 95 59 y te asesoraremos sobre cómo manejar el consumo de cannabis de tus hijos adolescentes.

Creado en: 3 octubre, 2017, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
Llámanos
Ubicación