Consecuencias físicas y psicológicas por adicción al alcohol

Blog - Consecuencias de la adicción al alcohol | Atiempo Adicciones Madrid

La adicción al alcohol tiene efectos muy negativos en el ser humano, dado que afecta tanto física como psicológicamente. Te contamos cuáles son las principales consecuencias de la adicción al alcohol, teniendo especialmente en cuenta que si el alcoholismo se mantiene durante largo tiempo el daño se multiplica.

Consecuencias de la adicción al alcohol

Consecuencias psicológicas

La principal y más evidente de las consecuencias de la adicción al alcohol es la dependencia que genera, al igual que otras sustancias. La persona que sufre una adicción de este tipo siente que su cuerpo necesita del consumo de alcohol. Y sufre un intenso malestar si por alguna razón no puede beber. El cerebro se ve afectado, y es frecuente tener mala memoria e incluso lagunas en los momentos de mayor ingesta.

El alcohol actúa como un depresor del sistema nervioso central, contribuyendo a generar sensaciones de euforia y desinhibición. Este es uno de los factores que propician el inicio en el consumo del alcohol, ya que muchas personas comienzan a beber buscando estos efectos. Sin embargo, la adicción al alcohol a largo plazo provoca daño neuronal, episodios de insomnio, irritabilidad, baja autoestima e incluso depresión. En los casos más graves puede llegar a producir alucinaciones.

Consecuencias físicas de consumir alcohol

El consumo de alcohol de forma excesiva y continuada daña de forma importante la salud física. Es un tóxico que se introduce en el cuerpo, forzándolo a poner en marcha mecanismos para procesarlo y eliminarlo. Los órganos más dañados son el hígado y el páncreas, dada su función natural como filtro para depurar el organismo. A largo plazo, puede desencadenarse inflamación del páncreas, también conocida como pancreatitis. Así mismo, se produce acumulación de grasa en el hígado y existe el riesgo de cirrosis hepática.

Por otro lado, es frecuente también entre personas alcohólicas la tendencia a sufrir malnutrición o anemias, dado que el alcohol dificulta la absorción de diversos nutrientes como el calcio o el ácido fólico. Además, aporta al organismo calorías vacías, de forma que la persona puede perder el apetito, agravando aún más la desnutrición. Al mismo tiempo, aumentan los niveles de glucosa en la sangre y puede darse también hipertensión arterial. En su conjunto, las consecuencias de la adicción al alcohol pueden ser devastadores para la salud. Por eso, es preciso ponerse cuanto antes en manos de un especialista si se sufre de adicción al alcohol.

Creado en: 10 noviembre, 2016, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
Llámanos
Ubicación