Adicción al alcohol y la cocaína, una mezcla muy peligrosa
Blog - El peligro de mezclar alcohol y cocaína | Atiempo Adicciones Madrid

Cada vez está más extendido el consumo de alcohol y cocaína en una misma situación de consumo. Y esto es así porque cada vez más personas tienen la falsa creencia de que la cocaína evita algunos de los efectos indeseables del alcohol y al revés. Hoy en el blog exploramos que hay de cierto en esta idea y hablamos de cómo podemos tratar la adicción a la cocaína cuando se mezcla con adicción al alcohol.

¿Adicción a la cocaína o adicción al alcohol?

Como hemos dicho, muchas personas consumen alcohol y cocaína al mismo tiempo para evitar los efectos indeseables de ambas sustancias. Es cierto que alcohol y cocaína tienen efectos opuestos sobre el sistema nervioso. La cocaína es un potente estimulante mientras que el alcohol deprime y enlentece nuestro sistema. Sin embargo, esto no significa que los efectos de ambas sustancias se contrarresten.

Muchos consumidores deciden tomar cocaína para atenuar la sensación de embriaguez y poder seguir bebiendo. Por su parte, el alcohol potencia y prolonga el efecto euforizante que tiene la cocaína sobre nuestro organismo. Además, suaviza los síntomas físicos del consumo de coca. Disminuye la hipervigilancia, la ansiedad y la irritabilidad asociadas al consumo de grandes cantidades de coca.

Sin embargo, estos efectos no son reales sino una simple ilusión. Los efectos del alcohol sobre el cerebro siguen estando, aunque no seamos conscientes de ellos. La cocaína solo nos ayuda a “esconder” (que no eliminar) la borrachera, lo que nos lleva a seguir bebiendo y aumenta la posibilidad de coma etílico u otros comportamientos de riesgo como conducir bajo los efectos del alcohol.

En resumen, mezclar alcohol y cocaína solo conduce a que hagamos un uso más intenso e indiscriminado de ambas. Por tanto, lo que “conseguimos” en realidad es multiplicar los riesgos y efectos perjudiciales de estas drogas.

Cocaetileno

Como hemos visto, a nivel conductual los efectos de mezclar la cocaína con el alcohol son nefastos; y lo mismo puede decirse a nivel fisiológico. Cuando el hígado metaboliza ambas sustancias a la vez se produce una tercera toxina llamada cocaetileno. El cocaetileno tiene un elevado potencial toxico, lo que lo hace una sustancia muy peligrosa para nuestro cuerpo. Produce graves problemas en el hígado, en el sistema cardiovascular y en el cerebro. Tanto es así que algunos estudios hablan de que el cocaetileno tiene una capacidad de provocar la muerte “18 veces mayor” que el alcohol o la cocaína de manera separada.

El cocaetileno, además, es más difícil de eliminar del organismo, y sus efectos tóxicos están presentes durante más tiempo.

La doble adiccióna alcohol y cocaína

En consulta nos encontramos cada vez más casos de personas adictas a ambas sustancias, cocaína y alcohol. Estas personas tienen mayor deterioro tanto a nivel físico (aumento de la frecuencia cardiaca y la presión arterial, mayor riesgo de muerte súbita, derrame cerebral, infarto de miocardio, arritmias…) como a nivel mental (mas agresividad y violencia, mayor número de conductas de riesgo, gasto excesivo de dinero, convulsiones…). Además, las personas consumidoras de ambas sustancias tienen un riesgo particularmente alto de intentar quitarse la vida. Así pues, las consecuencias nefastas que tiene el consumo de coca y alcohol pueden convertirse en mortales.

En estos casos, el consumo de alcohol suele actuar como detonante de las ganas de consumir cocaína. Una vez la persona adicta se ha tomado una o dos consumiciones de alcohol siente un deseo irrefrenable y compulsivo de consumir cocaína que no es capaz de controlar. En estos casos, el consumo de alcohol deriva en una reactivación del consumo de cocaína, por lo que el objetivo principal del tratamiento debe ser la abstinencia de ambas sustancias.

Además, tanto la cocaína como el alcohol desinhiben nuestra conducta, por lo que la mezcla de ambos puede llevar a una persona a comportarse de manera más impulsiva y disminuir su capacidad de juicio, lo que le lleva a tener problemas sociales y judiciales.

Asimismo, la mezcla de alcohol y cocaína destruye todos los ámbitos de la vida de la persona: emocional, familiar, sexual, social, económico y laboral. La droga acaba destruyendo todo alrededor de la persona adicta.

Creado en: 5 abril, 2017, por : ATIEMPO Adicciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos
Ubicación