Adolescentes y problemas de conducta

Problemas de conducta en adolescentes

La adolescencia, como todos sabemos, se trata de uno de los momentos vitales más importantes, y a la vez, más vulnerables. Es el momento donde los adolescentes salen al mundo y ponen en práctica sus habilidades. Además, es el momento donde empieza a desarrollarse la independencia. Y, ¿Cómo se pone en práctica la independencia? Pues rompiendo las normas. Y las normas más cercanas a un adolescente son precisamente las que tiene en casa. Además, esta independencia también suele manifestarse como oposición a todo lo que ven en casa. De repente todos los valores, ideologías y normas de la familia no valen.

El adolescente no se siente representado por ellos y por tanto, se revela. También es característica la negativa ante la posibilidad de recibir ayuda por parte de profesionales en el ámbito de la psicología, tratamientos de adicciones, prevención de adicciones, etc. Por todo esto, desde Atiempo Adicciones, queremos contaros en qué consisten los problemas de conducta en adolescentes y haceros saber como podemos ayudaros.

adolescentes con problemas de conducta

¿Qué entendemos por problemas de conducta?

Un punto importante es entender qué es exactamente un problema de conducta. La adolescencia en un periodo complicado en el que los adolescentes conflictivos en casa son característicos y la lucha entre padres e hijos es habitual. Con el tiempo, unos límites bien marcados, la comprensión y el avance del tiempo acaban por regularse. Sin embargo, un problema de conducta (o trastorno de conducta) en un problema con un trasfondo psicológico.

La diferencia data precisamente en que son conductas conflictivas que afectan a varios ámbitos, sobre todo el escolar, el social y el familiar. Otro punto característico es que no se presentan de manera aislada si no que se mantienen durante un tiempo. Los trastornos de conducta más habituales son:

  • TDAHSe trata de un trastorno que tiene asociado un déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad. Los pacientes que manifiestan, sobre todo, la hiperactividad y la impulsividad tienen más posibilidades de presentar un trastorno de conducta debido a sus problemas con el autocontrol.
  • Trastorno disocial: Se trata de adolescentes que, de forma recurrente, violan las reglas de la sociedad y los derechos de los demás.
  • Trastorno negativista desafiante: Como su propio nombre indica, el adolescente tiene comportamientos negativos y desafiantes hacia sus figuras de autoridad, sea cual sea el contexto. Además, presentan una gran irritabilidad y enfado.

Además de estos casos concretos, el adolescente también puede presentar un problema de consumo que haya acabado dinamitando, o manifestándose, en un problema de conducta.

La adolescencia y los problemas de conducta.

Como comentábamos anteriormente, la adolescencia y los problemas suelen ir de la mano. Lo que es importante es diferenciar qué corresponde a las características típicas de la adolescencia y lo que no. Surgiendo el segundo caso una situación que constituye un problema de trasfondo psicológico y que por tanto necesita ayuda profesional.

Como hemos comentado anteriormente el trastorno de conducta puede venir acompañado, o derivado, de otros asuntos que necesitarán diferentes orientaciones en el tratamiento.  Por eso es importante diferenciar:

  • Trastorno de conducta derivado de consumo de sustancias
  • Trastorno de conducta como síntoma de otras patologías
  • Trastorno de conducta como patología propia

INFÓRMATE

Adolescentes con problemas de conducta

Solicita más información sin compromiso

Pedir Cita Previa

673 139 280 / 914 009 559
Info@atiempoadicciones.com

Transporte público:

 Metro: Sainz de Baranda ; Líneas 6 y 9

 Autobúses: 2, 15, 30, 56, 143, 156, 215

¿Cuáles pueden ser las causas de los problemas de conducta?

No se puede establecer una causa unilateral que acabe determinando un trastorno de conducta. Son múltiples las causas y los detonantes que pueden acabar provocando que un adolescente desarrolle este problema. Una de las teorías que se utilizan para explicar la mayor parte de los trastornos psicológicos es la de la vulnerabilidad-estrés. Esta teoría viene a decir que para acabar desarrollando una enfermedad, además de tener una predisposición biológica, o genética, tiene que existir un ambiente que propulse su aparición.

Una vez indicado esto, si observamos las características de los entornos de los adolescentes con problemas de conducta, existen puntos comunes:

  • Si los hijos se sienten queridos y apoyados por parte de sus padres hay menos posibilidades de que tengan problemas de conducta. Respecto a este punto hay que matizar precisamente el concepto de “sentirse”. No quiere decir que los adolescentes no sean queridos por sus padres, si no que ellos no lo perciben así.
  • Los límites bien establecidos desde edades tempranas y que van evolucionando en libertad según los resultados previenen los problemas de conducta.
  • La mala comunicación aumenta los problemas de conducta en casa

Con relación a las características de los adolescentes y las causas personales que han podido desembocar en un problema de conducta nos encontramos con lo siguiente:

  • Impulsividad
  • Inestabilidad afectiva
  • Dificultad en las habilidades sociales
  • Consumo de sustancias
  • Baja autoestima
  • Mala gestión emocional

Centros para adolescentes con problemas de conducta

Hay diferentes modalidades de tratamiento para adolescentes con trastornos de conducta. En Atiempo ofrecemos tratamiento a nivel ambulatorio y de centro de día. 

El centro de día es un recurso para los adolescentes que no están escolarizados, o no acuden al colegio, y no trabajan. En él se ofrece terapia de grupo y terapia individual, así como comedor terapéutico y gimnasio. Se trata de ofrecer al adolescente una rutina. Donde se le ayude a ir creándose sus límites y donde aprenda a cómo gestionarse y modularse.

Otro recurso terapéutico son las terapias individuales y de grupo donde el adolescente va combinando su progreso individual con la relación con otros compañeros con problemas similares.

Ambos tipos de tratamientos se combinan con terapias familiares recurrentes. En estas terapias se ayuda al resto de miembros del sistema familiar a lidiar con las dificultades de este tipo de trastorno.

Si consideras que tu hijo o familiar puede tener un problema de conducta no dudes en contactarnos. La primera consulta es gratuita y en ella, una vez valorado el caso, te haremos una propuesta terapéutica que se adapte a vuestras necesidades.

¿Cómo podemos detectar problemas de conducta en adolescentes?

Un punto importante, es diferenciar entre mala conducta adolescente y problemas de conducta en varios ambientes, no sólo en el familiar. Los puntos que nos deberían hacer saltar las alarmas son los siguientes:

  • Consumo de sustancias 
  • Mentira (indiscriminada e incluso por cosas sin importancia)
  • Absentismo escolar
  • Problemas con la ley: peleas y multas.
  • Fugas de casa tras conflicto.
  • Agresión a familiares
  • Autolesiones
  • Intentos autolíticos
  • Bajada de notas en el colegio
  • Robos
  • Cambio de amistades

¿Cómo podemos ayudar a adolescentes con problemas de conducta en Atiempo Adicciones?

En Atiempo sabemos que los adolescentes son difíciles en su trato, por ello sabemos que establecer un buen vínculo con ellos es primordial para que los cambios sean efectivos. 

Para nosotros resulta muy importante incluir a toda la familia en el tratamiento. Ya que no sólo sufre el adolescente si no que todo su entorno se resiente. 

Lo más importante es que los adolescentes entiendan que hay unos límites que se tienen que cumplir para que todo lo demás empiece a mejorar. Se trata, precisamente, de ir concediendo privilegios. Siempre de forma progresiva y siempre en función del uso responsable que haga el adolescente de estos. Si no se cumplen las normas se pierden los privilegios.

Por otro lado, y no menos importante, es necesario reeducar en qué focalizan la atención los padres. En un momento tan complicado como en el que se encuentran los adolescentes es necesario que tanto los profesionales como la familia se unan. Deben concentrarse en los esfuerzos y cambios conductuales que realizan y retoman: ayuda en casa, retomar buenas amistades, asistencia al colegio. En este momento muchas veces los padres pueden caer en el error de pasar por alto estos cambios y centrarse en aspectos de forma. Como pueden ser la indumentaria y sus aficiones, y eso, en un momento tan complicado puede resultar contraproducente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos
Ubicación